Pez globo

Turquía pagará a los pescadores para frenar la expansión del pez globo

Las autoridades turcas han anunciado este domingo medidas de apoyo financiero a la captura del pez globo, una especie invasora proveniente del Índico, que no puede aprovecharse para el consumo humano debido a su carne tóxica.

Un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado detalla las condiciones que el Ministerio de Agricultura y Bosques ofrece a pescadores que capturen peces globo y fija una recompensa de 5 liras (unos 50 céntimos de euro) por cada ejemplar, hasta un máximo de medio millón de animales.

El pez globo, cuyo nombre científico es Lagocephalus sceleratus, llegó hace algo más de una década desde el Mar Rojo al Mediterráneo, atravesando el Canal de Suez, y desde entonces se expande por Egipto, Turquía, Grecia e Italia, favorecido por las temperaturas cada vez más altas del agua.

Al no tener apenas enemigos naturales, la rápida expansión del pez globo es una amenaza para el ecosistema mediterráneo, pero también para los humanos, ya que el consumo de un pez globo puede provocar rápidamente la muerte por la concentración de neurodotoxina, un potente veneno, en piel e intestinos.

CÓMO PROCEDER CON LAS CAPTURAS

Según el decreto publicado hoy los pescadores deben entregar los ejemplares capturados en puntos de recogida oficiales, donde serán contabilizados y sacrificados mediante un corte.

Los peces muertos serán o bien enterrados entre estrictas medidas de precaución para evitar una difusión del veneno, o bien lanzados al mar a un mínimo de 5 millas náuticas de la costa, para reintegrarse en el ciclo del ecosistema marino.

Desde hace meses la prensa turca publica con frecuencia información sobre el pez globo para advertir a pescadores y consumidores del riesgo que supone un consumo accidental. EFE